Durante el tiempo de cuarentena surgen muchas preguntas sobre nuestra actividad física y sobre nuestros hábitos alimenticios, y una de las preguntas más frecuentes en estos estos días es ¿Qué es recomendable comer durante la cuarentena? O ¿Es necesario hacer cambios en los hábitos?

La cuarentena puede ameritar ciertos cambios en nuestra alimentación por distintos factores, acá te contaremos que puedes hacer ante esto.
Aprende a comer en tiempo de cuarentena.

Debemos tener un orden en nuestros hábitos diarios, hacer lo posible por alimentarnos de forma correcta y saludable, esto puede ayudarnos mucho ante esta situación.
Haciendo esto podemos pasar este tiempo de aislamiento con menos estrés como también permitirnos volver a nuestra rutina con mayor energía y con un buen estado se salud y así prevenir cualquier problema o enfermedad.

Es muy recomendable organizarnos en las comidas para tener la lista de la compra clara y preparada. De este modo, será fácil el momento de las compras y evitaremos salir varias veces.

A continuación te diremos los principales alimentos que debes consumir durante el confinamiento

Fruta rica en vitamina C

Durante la cuarentena debemos tratar de mantener tres piezas de fruta al día, ya que nos aportan una gran cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Lo bueno de estas es que las puedes ingerir como desayuno, postre, entre comidas y así evitar los snacks azucarados y chucherías.

Es bueno que, por lo menos una de ellas, sea una fruta rica en vitamina C. Podemos elegir entre:

• Piña.
• Naranjas, limones y pomelos.
• Fresas y arándanos.
• Kiwi.

Fuentes de proteína de calidad

La proteína debe de estar presente en las principales comidas del día. Aunque quizás no hagamos tanto ejercicio físico, nuestro cuerpo las sigue necesitando. Las proteínas forman parte de muchas estructuras corporales y nos ayudarán a evitar la pérdida de masa muscular.

Articulo recomendado: En tiempos difíciles, los corredores de montaña unidos

Las proteínas son alimentos saciantes y de fácil digestión menos las legumbres, para algunas personas. Esta resulta ideal para una cena ligera que nos siente bien y nos ayude a descansar. Podemos optar por:

  • En el desayuno: avena, yogur, leche, frutos secos o pan integral.
  • En el almuerzo y la cena: pescado azul y blanco, huevos, legumbres y carne blanca. Y también las alternativas vegetales, como el tofu, el tempeh o el seitán.

Verduras

Las verduras y hortalizas proporcionan una gran cantidad de fibra, de antioxidantes y otros nutrientes. Las verduras son fundamentales en nuestra alimentación porque estas son ideales para nuestras bacterias intestinales, y nos ayudarán a regular el tránsito digestivo. Como también sabemos comer verduras es bastante favorable para la salud.
Las comeremos principalmente en el almuerzo y en la cena. Pueden ser el primer plato, o bien un acompañamiento. Las cocciones más suaves, como las cremas o las verduras cocidas, las reservaremos para la cena.

Alimentos ricos en probióticos

Ahora es cuando debemos cuidar nuestra flora intestinal. Esta tiene efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo y el inmunitario. Los alimentos ricos en bacterias, como yogures, quéfir, tempeh, kombucha, chucrut o miso, los podemos introducir en pequeñas porciones a diario.

Alimentos ricos en triptófano

Este es un componente de las proteínas (un aminoácido) y un precursor de la serotonina. La serotonina es una hormona que tiene un papel clave en el estado de ánimo y el equilibrio emocional, esta es conocida como la hormona de la felicidad. Y tener estos valores regulados puede ser fundamental en estos días en los que podemos estar más expuestos a los nervios, el estrés y la ansiedad.

Pues con esto sabe que debemos comer durante el día alimentos ricos en triptofano ya que estos nos ayudarán a regular bien su secreción. Los más ricos en este aminoácido son los lácteos, las almendras, el plátano, las semillas de sésamo y calabaza, el aguacate y la carne.

Otras pautas positivas

Además de conocer los mejores alimentos, existen otras pautas que nos ayudarán a mejorar nuestra alimentación estos días de confinamiento. Sobre todo con el fin de evitar la improvisación:

• Elaborar un menú saludable para toda la semana.
• Comer en horarios más o menos regulares.
• Evitar comer mientras trabajamos o hacemos otras actividades. Dedicar el tiempo a comer con conciencia y en un ambiente relajado.
• Tener algunos recursos en la despensa por si en algún momento no nos apetece cocinar, o se nos acaban los alimentos frescos.
• Hidratarnos con agua, caldos o infusiones, y reducir al máximo el consumo de alcohol y de bebidas azucaradas, energéticas o estimulantes