La proteína es una parte esencial de la nutrición, no es nada nuevo. Pero cuando se trata de averiguar qué, cuándo y cuánto comer, todo el tema se vuelve mucho más complicado.

Proteínas para principiantes para que no te agobies con información innecesaria  hemos reunido algunas reglas sencillas para ayudarte a conseguir tu aporte correcto de proteínas.

Regla No. 1: 0,8 gramos de proteínas por kg de peso

Parece complicado, ¿verdad? Está claro que la ingesta recomendada de proteínas depende de tu circunstancia individual, por ejemplo, de tu objetivo, tu peso, tu altura, tu sexo, tu nivel de actividad física, etc., Pero si todo este material nutricional deportivo es una novedad para ti, la cantidad recomendada de más arriba es un mínimo adecuado para tener como objetivo al principio.

Proteínas para principiantes , alimentos
Mucho se ha hablado últimamente acerca de los beneficios de una correcta aportación de proteínas y la importancia de estas en el proceso relacionado con la musculatura, siendo el pilar fundamental para la generación de masa muscular.

Para que te hagas una idea de cuánto tiene de aportación proteica, aquí te ofrecemos aproximadamente la cantidad que puedes encontrar en algunos alimentos:

Atún (100 gramos, enlatado en agua): 25,5 gramos

Pollo (100 gramos de pechuga, cocinada): 30 gramos

Tofu (100 gramos): 8 gramos

Lentejas (100 gramos, cocinadas y sin grasa añadida): 9 gramos

1 huevo: 6 gramos

1 huevo blanco: 3 gramos

¿Esto significa que tienes que utilizar una calculadora cada vez que preparas una comida? No. Si eres bastante activo, 1 ó 2 batidos de proteínas al día, así como combinar carne o pescado para el almuerzo y la cena y un desayuno que incluya alimentos como yogurt o huevos, deberían darte suficiente proteína para alcanzar tus objetivos diarios.

Regla No. 2: Cuantas menos patas, mejor

Esto básicamente significa que cuantas menos patas tenga el animal del que proviene la proteína, mejor será para ti. El pescado y la carne blanca son obviamente las mejores opciones porque el pescado no tiene patas y el pollo o las aves tienen solo dos. Ya te dijimos que no sería tan complicado como creías, ¿verdad?

Regla No. 3: Se debe incluir proteínas en todas las comidas

Ya sea en el desayuno, en el almuerzo o en la cena, la ingesta de proteínas debe repartirse durante todo el día e incluirse en todas las comidas. Y no se trata solo de ayudarte a alcanzar las necesidades diarias. Las proteínas también ayudan a equilibrar la energía, te hace sentirte saciado durante más tiempo y aumenta el metabolismo. Por esa razón, cuantas más comidas ricas en proteínas consumas, es menos probable que tengas ansias constantes de comer entre comidas. #AllDayEveryDay

Regla No. 4: para empezar, toma proteína de suero de leche

Con tantos tipos diferentes de proteínas en polvo que hay en el mercado, es fácil confundirse y dejarse llevar. Te contaremos un secreto: no necesitas todos estos suplementos. Al menos, no por ahora. Cuando vayas a comprar proteína en polvo, elige una que sea básica y natural sin aditivos o ingredientes extraños. Te recomendamos que la tomes entre 10-30 minutos después de una sesión de entrenamiento cuando tu cuerpo está cansado y las células necesitan nutrientes. Mezcla una cucharada de polvo de proteína de suero de leche con un banano (plátano) y un poco de agua para hacer un batido de recuperación fácil, pero eficiente después del entrenamiento.

 

Fuente: Freeletics