Una lucha entre dos Federaciones Internacionales: La de Surf y la de Canotaje, acaban de impedir la realización del Campeonato mundial de la disciplina deportiva Stand Up Paddle

El Mundial de Stand up Paddle se iba a realizar en Portugal, pero las federaciones no se pusieron de acuerdo, y el único perdedor, los cientos de deportistas que estaban inscritos y que no pudieron luchar por obtener el título de campeón mundial de la disciplina.

Para los que no conocen esta disciplina deportiva, revisemos el concepto en Wikipedia. Tenemos que stand up paddle, paddle surf, stand up paddle surf, stand-up paddle surfing, o por sus iniciales SUP, es una forma de deslizamiento en la que el navegante utiliza una pala para desplazarse por el agua mientras permanece de pie en una tabla de surf.

La confirmacion de la suspensión del Campeonato Mundial hizo que surgieran los reclamos de los atletas, que llenaron las redes sociales, unos a favor de la ISA (International Surf Association), otros de la ICF (International Canoe Federation) y unos pocos de la independencia de la disciplina.

¿Qué es lo que está pasando entre estos dos organismos realmente?

Acusaciones contra uno y otro organismo sobran, intereses económicos, comerciales y políticos, entre ellos por el dominio de esta naciente disciplina, que está causando furor y un aumento exorbitante de practicantes a nivel mundial hace pensar en esto, pero debemos reconocer que el SUP ha crecido casi en solitario y ha sabido desarrollar su propio mercado gracias al desarrollo de competencias internacionales independientes de algún organismo, tales como: Los Juegos del Pacífico y la Copa Carolina o los circuitos como el EuroTour, La Paddle Monster, la APP, la WPA, la WTT y The Paddle League.

Esta batalla no solo logró la suspensión del Campeonato Mundial sino que privó a los jóvenes de participar en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebrarán en Argentina, en esta oportunidad por la demanda interpuesta por la ICF, es decir, al final no hay ningún « santo » en esta historia y la posibilidad de la polarización de las distintas opiniones o puntos de vistas a favor de uno u otro, solo será perjudicial para el SUP en general.
Los representantes de ISA aducen que desde sus orígenes el SUP a estado bajo la protección y organización de ellos, y sugieren que sea el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), quien determine si el SUP debe ser del Surf o del Kayak, pero en cambio los representantes del ICF aducen que su trabajo ha sido lento porque han estado trabajando desde la base, en su organización por cada federación nacional, afirmando que el SUP en su modalidad de racing debería ser del Kayak.
Da la impresión que la ICF sugiere una repartición de la disciplina, lo que sea de mar y olas que lo maneje el Surf, y lo que sea de velocidad, aguas tranquilas que lo maneje el kayak.

En Venezuela, desde sus inicios en el 2007 el SUP se plegó, desde un principio, a la Federación Nacional de Surf, por dos motivos simples: La mayoría de sus practicantes iniciales provenían del surf y por el manejo de los recursos económicos lo llevaba Federación de surf que les permitía viajar a las distintas competencias. Yo le agregaría también, una cierta apatía de la Federación Nacional de Canotaje hacia esta nueva disciplina desde sus inicios.

Por los momentos, pareciera que las palabras del campeón francés Martin Letourneur podrían ser un presagio del futuro de la disciplina « El deporte debe quedarse en manos de quienes lo practican », porque la guerra entre ambas Federaciones pareciera estar lejos de terminarse.