Colaborar en el impulso de las mujeres ciclistas es el objetivo de los empresarios Alfonso González y Carlos Córdova, con la formación del equipo profesional Swapit/Agolico

Este es el segundo equipo mexicano de ciclismo profesional femenino Swapit/Agolico, registrado en la Unión de Ciclismo Profesional (UCI) como uno de los 40 equipos de todo el mundo, y que está enfocado hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“Para nosotros es todo un reto porque hemos tocado puertas y algunas se nos han cerrado y otras abierto, y al final llegamos a este proyecto que es a largo plazo”, expresó González durante la presentación oficial del equipo mexicano de ciclismo profesional femenino. Este segundo equipo profesional en la historia del ciclismo mexicano lo forman Andrea Ramírez, Cynthia Covarrubias, Teresa Casas, Marcela Prieto, Yareli Salazar, Frida Mancilla, Anet Barrera, Brenda Santoyo, la chilena Paola Muñoz y la costarricense María José Vargas.

“Estamos conscientes del reto para que las chicas logren sus objetivos profesionales, y nosotros a poner más horas de trabajo. En México tenemos todas las herramientas, que son ellas, y solo falta gente que esté detrás de ellas, como David (Plaza, el entrenador español), quien es exitoso y lo invitamos a liderar esta aventura”, agregó González.

Por su parte, Carlos Córdova afirmó que “son 10 mujeres talentosas, la mayoría estudiantes, unas ya tituladas, una ya es mamá, dos son las más jóvenes, con 18 años de edad. Estamos haciendo historia. Las vamos a ayudar en su educación para que sean mejores personas”. En este tenor, dijo que “es la vía de ayudar a formar a mujeres muy exitosas. Estamos cuidando los valores de la familia, porque en el ciclismo de ruta si no hay un trabajo en equipo esto no funciona. Estamos formando lideresas como ciclistas”.

El entrenador David Plaza compartió que se formará un segundo equipo para desarrollar las promesas, que estas 10 primeras tienen un contrato ante la UCI por el periodo de un año. “Se puede tener un contrato sin pagar un salario, pero el nuestro sí es remunerado, porque estamos seguros de que es parte de la dignificación de la mujer”, expuso el entrenador.