Jan Ullrich, único alemán en ganar el Tour de Francia (1997), está inmerso en un enorme problema por presunto intento de homicidio a una prostituta

El expedalista alemán Jan Ullrich abandonó en este inicio de semana la unidad psiquiátrica, lugar en el que ingresó tras su detención por agredir a una prostituta en un hotel de lujo de Frankfurt

Según lo reseñado en la edición dominical del popular diario “Bild”,  el teutón   dejó el psiquiátrico para pasar a otro establecimiento a hacerse terapias. Eso sí, aún sobre el recae una investigación de parte de la Fiscalía por presunto intento de homicidio y lesiones físicas graves a la mujer en cuestión.

Amstrong Ulrich
Ullrich es recordado por disputar grandes carreras con Lance Amstrong

Antes de esto, el rotativo había que la agresión física se había dado el pasado viernes, luego de que Jan invitara a una mujer de 31 años en horas de la madrugada, por un servicio de unas tres horas y por 600 euros.

Según la fuente, se trataría de la segunda visita de estas características en esa noche, la cual acabó en una fuerte discusión, aparentemente porque la mujer estaba hablando por teléfono, a lo que siguió la agresión.

 

Tras el altercado, se supo que Ullrich fuehttps://www.youtube.com/watch?v=99jumigdets detenido sobre las seis de la mañana, tras alertar el personal del hotel a la Policía, y fue puesto en libertad horas más tarda por considerar la fiscalía que no había motivos para dictar su ingreso en prisión y posteriormente al psiquiátrico.

Ullrich entre las drogas y el alcohol

Lo cierto es que el exciclista, de 44 años, se encontraba en el momento de su detención bajos los efectos del alcohol y la droga; y lo más lamentable es que durante las horas siguientes al problema,  no estuvo en disposición de ser interrogado la policía y, cuando sí pudo hacerlo, hizo uso de su derecho a no declarar.

Para leer (Rigo Urán salió en defensa de Nairo Quintana)

Lo cierto es que su víctima ofreció una detallada declaración de la agresión sufrida, por la que tuvo que recibir atención médica, después de que, según su relato, Ullrich la tomara del cuello hasta casi estrangularla.

La agresión se produjo tras el regreso a Alemania de Ullrich, en un jet privado y procedente de Mallorca, aparentemente para recibir una terapia, al reconocer que está atravesando problemas personales tras separarse de su mujer, Sara, y no haber visto a sus hijos desde la pasada semana santa.

De problema en problema

Por otro lado, según cuenta la revista española Mundo Deportivo, Ullrich ya había sido detenido temporalmente la semana pasada en Palma de Mallorca, después de irrumpir en la casa vecino y compatriota, el actor de cine y director Till Schweiger, entre amenazas a éste y a unos invitados suyos.

La prensa alemana se ha hecho eco estos días del proceso de hundimiento del excampeón olímpico, único alemán que ha ganado un Tour de Francia, en 1997, y tras ello eterno segundo a la sombra de Lance Amstrong.

Su carrera quedó salpicada por el escándalo de dopaje masivo revelado en la llamada “Operación Puerto”, lo que motivó su exclusión del Tour y retirada del equipo T-Mobile, en 2006.

Tras su retirada definitiva del ciclismo, en 2012,  Ulrich ha protagonizado una serie de incidentes, entre ellos la detención, en 2014, tras lanzarse a toda velocidad y bajo los efectos del alcohol contra dos coches, en Suiza.