Tanto el kitesurf como el windsurf involucran el equilibrio, la velocidad y la adrenalina sobre las olas, pero cada disciplina tiene sus propios trucos y recomendaciones

El surf es un deporte acuático que consiste en deslizarse y hacer giros sobre las olas, mientras se permanece encima de una tabla. De él derivaron dos disciplinas mucho más complejas: el kitesurf y el windsurf, ambos hacen el empleo de una tabla y una vela, pero cada uno tiene un estilo único que hace diferenciarlos entre sí.

Pero antes de mencionar sus diferencias y recomendaciones, debemos explicar cuáles son sus similitudes, y la razón por la cual la práctica de estas disciplinas las hace tan atractiva al atleta profesional o aficionado. En primer lugar, ambas usan el viento para impulsar la vela que está atada a la tabla.

Por otro lado, distinto al surf, el impulso y la aceleración en el kitesurf y el windsurf se genera remando y no por la ola en sí. Aunque sí se pueden deslizar a través de una corriente u oleaje que se originan en el agua.

También puede practicarse en ríos, lagos o mares por igual. Y son beneficios para la salud, a nivel muscular y circulatorio, ya que puede aplicarse como una rutina de ejercicios.

Kitesurf

El kitesurfing, flysurf o simplemente kitesurf, es un deporte que combina el surf con el parapente. Es una disciplina de deslizamiento que usa un cometa de tracción (kite, en inglés), que tira del atleta a través de cuatro o cinco líneas,por cuatro o cinco líneas, dos fijas a la barra (de dirección), y las dos o tres restantes (de potencia) pasan por el centro de la barra y se sujetan al cuerpo mediante un arnés.

Kitesurf
El kitesurf mezcla el surf y el parapente.

Aunque se tiene noticia de que ya en el siglo XII algunas comunidades de pescadores chinos e indonesios utilizaban cometas para arrastrar sus pequeñas embarcaciones, esta modalidad deportiva data oficialmente de 1977, año en que Gijsbertus Adrianus Panhuise patentó un sistema de navegación sobre una tabla de surf traccionada por una especie de paracaídas.

Se trata de un deporte de riesgo, por lo que son necesarias ciertas dosis de fuerza, resistencia y coordinación. Eso también implica que aquellas personas con déficit respiratorio grave o problemas cardiovasculares no deben realizarlo, porque la adrenalina liberada hace aumentar notablemente la tensión arterial y el ritmo cardíaco. Tampoco está indicado para quienes sufran lesiones graves o recurrentes de hombro o rodilla, padezcan diabetes o no sepan nadar, ya que cualquier incidente en alta mar podría resultar doblemente peligroso.

Es un deporte muy atractivo, pero muy riesgoso, ya que hay que dominar el arte del deslizamiento por el agua, así como el de volar literalmente; además de no dejarse dominar por la fuerza de las olas.

Windsurf

En el windsurf se debe deslizar sobre el agua sobre una tabla que lleva una vela. En esta disciplina, dicha tabla es más ligera, y fácil de manejar; y según su tipo, se puede realizar saltos más impresionantes. Hay que dominar las olas y el viento.

También se aplica el impulso del viento para que la tabla navegue sobre el agua. Además de la vela y la tabla se necesita del mástil, el pie del mástil, botavara, quilla (o aleta), orza abatible, arnés, cinchas de sujeción, adaptador y la driza.

Windsurf
El windsurf tiene varios estilos de competencia.

Las diferentes modalidades son: Larga distancia y eslabón; Wave, Olas; Freestyle, o estilo libre y Circuito olímpico

Recomendaciones

Para dos disciplinas deportivas es recomendable aprender de tormentas y mares, así como estar atento a que no haya viento de tierra (hacia el mar), porque ha riesgo de que no se pueda volver a la orilla. Tampoco es prudente estar solo, en caso de desconocimiento de cómo controlar el viento o las olas, o también cuando ocurra algún accidente.

La seguridad nunca está de más, por ello se de practicar en una playa amplia y despejada, revisar el material del que se dispone. Además de tener siempre un plan de emergencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here