Cada vez más los corredores que buscan salir del asfalto y probar con las carreras en ambientes naturales. ¿Qué se debe tener en cuenta?

Lejos del asfalto, cerca de la naturaleza. En ambientes naturales, con otros paisajes, con otro aire. Son cada vez más los corredores urbanos que buscan probar con el trail como alternativa para descubrir nuevas sensaciones a la hora de correr. Y si bien en ambas disciplinas se trata de correr, siempre es importante entender las diferencias para disfrutar tanto en un lado como en el otro.

En los senderos de trail no se trata de ir paseando, pero la forma de correr se modifica y para eso habrá que ajustar también otras cuestiones que son importantes.

Correr por la montaña necesita más preparación y más técnica. Si eres de los que estas pensando en probar el trail, lo primero que tienes que saber es que tienes que pasar por un periodo de adaptación.

Algunos de esos aspectos son:

El entrenamiento

Se trata de entrenamientos más de fuerza, ya que en las carreras de trail hay ascensos y descensos, y hay que estar preparados para afrontarlos de la mejor manera. Gimnasio, escaleras, cuestas son elementos que son casi la base de la preparación.

Una buena manera es buscar lugares que tengan desniveles que nos ayuden a realizar los cambios de ritmo, de velocidad y de dirección que nos pide la montaña, o rodar por un monte con poco desnivel. Intenta realizar subidas y bajadas para preparar las piernas, es la parte que mayor preparación necesita.

Te puede interesar: ¿Qué es el tapering y cómo se hace?

Equipo

Lo que más cambia es el calzado, ya que se buscan zapatillas con una suela que tenga tracción y buen agarre, ya que en una carrera de trail se pueden encontrar diferentes terrenos como tierra.

Equipate con una mochila donde puedas meter la ropa en caso de que te moleste, así como para poder hidratarte.

Cuidado

El entrenamiento ojo-pie es fundamental ya que en una carrera de trail siempre hay que estar atentos adonde se va a pisar, ya que el terreno es irregular.

Hidratación

En las carreras de trail los tiempos entre un puesto de hidratación y otro varían según las variables de terreno. Si se anuncia una distancia de 5 kilómetros entre uno y otro el tiempo que se debe calcular no debe ser igual al que se calcula en la calle. Es por eso que en muchas carreras es importante cargar con hidratación propia, así como también con alimento para recuperar fuerzas.

También habrá que estar atentos al clima ya que no es lo mismo una tormenta durante una carrera que calle que en una montaña, donde por lo general hace más frío. Lo mismo ocurre con el calor: no es tan sencillo encontrar dónde tomar agua por lo que chequear la temperatura es fundamental.

Estudiar las dificultades técnicas del circuito (cuántos metros asciende, cuántos desciente y cuando, qué tipo de terreno es, si hay que cruzar arroyos y demás).

El trail es un deporte mucho más completo que el asfalto donde aprenderás más a conocer tu cuerpo y tus limitaciones.