La Pubalgia es un tipo de lesión más recurrente en hombres que se da no solo en los corredores sino también en futbolistas, practicantes de CrossFit o jugadores de rugby

La Pubalgia es una lesión que se puede prevenir. Para prevenirla es muy importante saber qué es, cuáles son sus causas y cómo se puede tratar y prevenir.

¿Qué es la pubalgia?

es una tendinitis que afecta la zona ilio-pubiana de los abdominales o del muslo. Por lo general, este tipo de lesión se manifiesta con dolor en la zona del pubis. Esta es una lesión muy común cuando se hace deporte a diario sin tomarse el tiempo para dejar a los músculos descansar y recuperarse.

Hay tres tipos de pubalgia que se clasifican en base al lugar concreto dónde se localiza:

  • Pubalgia alta: en este caso la zona de la lesión es la abdominal.
  • Pubalgia baja: la zona lesionada es la de los aductores.
  • Pubalgia mixta: en este caso están afectados tanto la zona abdominal como los aductores.

¿Qué causa la pubalgia?

Es muy común que esta lesión se deba a una sobrecarga muscular provocada por el sobreesfuerzo que generan algunos movimientos repetitivos que forman parte de la actividad física o entrenamiento que exija un esfuerzo intenso. Esto puede provocar un deterioro de los ligamentos que se encuentran en la zona púbica.

La pubalgia es más habitual en deportistas que tienen la musculatura abdominal más debilitada o la curvatura de la columna muy marcada.

A parte de esto existen otros factores de riesgo como el entrenar sin haber calentado antes, no realizar estiramientos antes y después del entrenamiento, cambios bruscos en la velocidad, entrenar en una zona en el que la superficie no sea la adecuada o el tener un trabajo que implique hacer movimientos repetitivos mal hechos o cargar demasiado.

Síntomas

El síntoma más habitual es el del dolor en la zona inguinal o en la parte baja del abdomen. Este dolor puede ir haciéndose más agudo e intenso con el paso de los días y es posible que notes cómo se irradia hacia nuestro muslo.

Es muy posible que al principio solo notes el dolor al finalizar la práctica, pero con el paso de los días empezar a notarlo durante el entrenamiento o al comenzar y que este llegue incluso a impedirte continuar.

Lee sobre: Los genitales masculinos y el running, ¡ouch!

Tratamiento y prevención

Como en toda lesión, lo principal es que acudas al médico para que te diagnostique adecuadamente y te refiera con un fisioterapeuta.

El fisioterapeuta puede optar por varias técnicas que pueden combinar dependiendo de la gravedad y fase para tratar la lesión.

Entre las técnicas que se pueden utilizar para tratar la lesión se encuentra la aplicación de hielo, utilización de tens, magnetoterapia, estiramientos, laser, ultrasonido y masaje.

Siempre, al entrenar, se debe hacer de acuerdo a tus capacidades sin forzar más de lo que eres capas de abarcar.

Como también se debe calentar siempre antes de entrenar y realizar estiramientos antes y después del mismo. En el caso de los estiramiento, debes asegurarte de hacer algunos que sean específicos para los músculos relacionados con la lesión.