Si eres de esos  que están con su Ipad o computadora, lamentándose de sus rollitos, y con un sentimiento de culpabilidad y les falta ese empujoncito interno o externo para ponerse los tenis y salir al parque les tenemos unas propuestas muy efectivas

Una manera efectiva de motivarte a correr y empezar con el pié derecho es que no vamos a proponerte ningún tedioso plan de entrenamiento para que hagas tal distancia en tal tiempo tantos días a la semana. NOOOOO… todos estos años nos han demostrado que eso, así, fríamente y a la distancia, funciona al inicio….pero no dura mucho.

Estamos convencidos que sobre lo primero que debemos trabajar, es en tus rutinas de vida. Tenemos que encontrar uno o varios momentos en tu semana, para que digas a todos: “Disculpen, pero me voy al parque”. Vamos a trabajar para que se te genere en tu calendario, esa costumbre, ese hábito de dedicarle parte de tu semana (obviamente, mientras más días, es mejor), a calzarte los tenis y la ropa deportiva y salir a dedicarte a ti.

Una manera efectiva de motivarte a correr es seguir estas recomendaciones

1) Consigue un compañero: Cuando tienes un amigo que tiene el mismo objetivo que tú, vas a notar que los vaivenes de tus ánimos, no coinciden con los de él. Y te vas a descubrir “empujándolo” para salir, y en otras oportunidades, él va a ser el que tome ese rol. Todo vale para que consigamos hacer de ésto una costumbre.

correr en grupo
Puedes apoyarte en tus compañeros para entrenar y conseguir tus metas, pero también puedes ayudar a otros a conseguirlas. Además, correr las carreras en compañía de algún amigo que va a tu ritmo siempre es más divertido que hacerlo solo.

2) Compra ropa o zapatos deportivos nuevos: verás que efecto mágico tiene saber que te compraste algo, y vas a querer estrenarlo enseguida. Ni hablar si te compras un reloj com GPS.

3) ¿Hace mucho que no te haces un check up?: esa revisión, que debería ser anual, nos dá una idea de nuestro estado de salud. Largarse a hacer alguna actividad física después de mucho tiempo de inactividad, a ciegas, es muy riesgoso. Si has hecho un check up en el último año, y todo estaba bien, ¡adelante!

4) No te engañes: si hace mucho tiempo hacías algún deporte, eso ya pasó. No pretendas retomar la actividad con la intensidad de entonces. Haz de cuenta que tienes un nuevo cuerpo y que debes desarrollarlo. Es inútil empezar a tope y dejarlo nuevamente una semana después.

5) Ten un diario de entrenamiento, un simple cuaderno o una hoja de excel te servirá para colocar allí lo que pretendes hacer durante la semana, y comparar con lo que hiciste.

Una manera efectiva de motivarte a correr 2
Mantener actualizado un diario de entrenamiento es más que una cuenta de la cantidad de kilómetros que has cubierto: es una excelente herramienta. Registrar ciertos detalles de tus carreras puede mantenerte al día y en alerta con tus objetivos, e incluso ayudarte a evitar lesiones

6) Hazte una evaluación y define la recompensa que te darás si cumples el plan semanal: si definiste que saldrías 4 días a caminar en el parque, y lo cumpliste, ¿qué tal consentirte con un buen almuerzo en ese restaurant que tanto te gusta?. Pero si no cumpliste….¡ni lo sueñes!. La próxima semana, será.

¿Listo?: Entonces, ya lo hemos decidido, ya hicimos toda la previa, y ya estamos en el parque con los zapatos de correr calzados. Y ahora…¿qué hacemos?

Para no asustarte, para no ahuyentarte, para que no termines muerto y jamás quieras volver, te recomendamos la técnica basada en caminar y/o correr para corredores principiantes ya que no requiere de resistencia o condición física previa para iniciar. Define en tiempo (ejemplo: 30 min.) o en distancia (hasta el último farol) la meta.

Una manera efectiva de motivarte a correr 3
Es importante tener un plan para empezar a correr pero debe ser progresivo porque el cuerpo requiere un período de adaptación y la mejor forma de iniciar es ir paso a paso para evitar las lesiones. Es necesario probar cuanto es la resistencia inicial para luego en base a ese resultado del primer día colocar una meta diaria o semanal marcando nuevos retos a medida que vayas avanzando.

A- Vamos a calentar tus músculos, caminando activamente por 5 min. , trota si puedes por un corto tiempo y luego, tomate un descansito caminando nuevamente. Si consigues, después de recuperar el aliento, trota nuevamente. Alterna tramos muy cortos trotando con pequeñas caminatas (por ejemplo: trote 1 min./camina 6 min). Repite el patrón trotar/caminar hasta que hayas cubierto tu objetivo de distancia o tiempo.

B- Cuando estés en la etapa de trotar, reinicia la caminata antes de sentir a tus músculos demasiado cansados, para permitir que ellos se recuperen inmediatamente, pudiendo así ir aumentando el tiempo y la distancia que puedes cubrir durante la sesión. Si esperas hasta que estés muy cansado, terminarás caminando muy lento y será difícil recomenzar a trotar de nuevo.

C- En la etapa de caminata, ¡no vayas a paso de paseo!: debes mover enérgicamente tus brazos para que tu ritmo cardíaco se mantenga elevado. Así, tendrás una buena sesión de ejercicios cardiovasculares y harás la transición más fácil para volver a trotar.

D- Con el avance del programa, trata de ampliar el tiempo de correr, reduciendo el de caminar.

E- Termina siempre la sesión caminando, para enfriarte.
Una vez que puedas trotar tramos más largos, puedes seguir con este método: algunos corredores lo usan en entrenamientos, e incluso en carreras, para ayudar a reducir el dolor muscular y el cansancio. Finalmente, usa tu respiración como guía para saber el ritmo al que debes trotar. Debes poder mantener una conversación mientras corres y tu respiración no debe ser muy agitada. Toma agua durante el entrenamiento para mantenerte hidratado, sobre todo si el clima es caluroso y húmedo.

Ten paciencia y constancia, y en unas semanas podrás trotar sin parar por largos tramos y pronto, ¡¡¡ya podremos pensar en hablar de correr….o más!!!.

Artículo original de #elmundodeloscorredores