Si el gran ganador de la penúltima etapa de la Vuelta a España fue Simon Yates, el gran perdedor fue Alejandro el bala Valverde, quien enfrentó una dura crisis y resignó sus posibilidades de podio de la competencia

Como si fuera “crónica de una muerte anunciada”, finalmente, en lo que fue la última gran etapa de montaña de la temporada, se terminó hundiendo el barco del Movistar, luego de que Alejandro el bala Valverde, hasta ayer segundo lugar de la Vuelta a España, viviera una lamentable crisis rumbo a la meta al puerto del Col de la Gallina, y cayera hasta el quinto lugar de la clasificación general individual y dejara al equipo español sin podio en ninguna de las tres grandes de la temporada.

Valverde, quien ganó dos etapas en esta fracción y se vio sólido durante toda casi la carrera, sufrió la llamada “pájara” en los últimos kilómetros de ascenso hacia la meta, y vio lentamente como sus opciones no sólo de triunfo, sino también de podio, quedarán totalmente esfumadas.

Te puede interesar (Yates sentenció La Vuelta y Superman se metió en el podio)

“A veces se gana y a veces se pierde, el ciclismo es así y toca tirar para adelante. No me sentí bien en este último día y entregué mis posibilidades de triunfo. Por supuesto pedirle disculpas a toda la afición española, del Movistar, y general a quienes me sigan. Vendrán días mejores”, comentó el bala, sensiblemente afectado tras el final de la fracción.

Un escudero colombiano

Pero si bien fue lamentable la caída del bala desde todo punto de vista, también hay que destacar de esta jornada la nobleza exhibida por el colombiano Nairo Quintana quien pese a formar parte de la fuga de punta compuesta por Miguel Ángel López y Enric Mas, a la postre ganador de la etapa,  decidió parar y  resignar sus opciones de triunfo para transformarse en  fiel escudero del bala.

“Lamentablemente no ha sido ni nuestro día, tenía todo para ganar pelear la carrera el día de hoy, pero una vez me dijeron que Alejandro (Valverde) no venía bien, decidí esperarlo y sufrir junto a él su crisis. Somos un equipo y por eso ganamos juntos y también perdemos juntos”, comentó Nairo Quintana, quien además debido al tiempo perdido, se fue desde el sexto hasta el octavo puesto de la clasificación general a manos de Simon Yates.

Lo que se viene para el Movistar

Sin duda que vendrá mucha tela que cortar en torno al futuro del Movistar y sobre todo del tridente Valverde-Landa-Quintana, quienes fueron unidos para conquistar grandes resultados en este 2018 y, penosamente, se han convertido en la decepción del pedalismo europeo.