El español Alberto Contador ganó este sábado la 20ª etapa de La Vuelta a España, entre Corvera y el Alto del Angliru, tras la cual el británico Chris Froome (Sky) es ya el virtual ganador de la carrera.

Alberto Contador se despidió del ciclismo desde lo más alto, desde la cima de L’Angliru que conquistó para escribir un final de leyenda a su enorme carrera. Contador se llevó la penúltima etapa de la Vuelta a España que ganará Froome, pero que también se recordará por la enorme y bonita despedida de Contador en su penúltimo día como ciclista. A Contador, eso sí, le faltó subirse a un tercer escalón del podio que rozó. Se quedó a 20 segundos y acabará la carrera en cuarta posición por detrás de Nibali y Zakarin, que completarán el cajón de mañana en Madrid.

“Sabía que era mi día y que no había lugar mejor para despedirse”. Estas fueron sus primeras palabras tras cruzar la meta. Inolvidable. El madrileño lo bordó en el mejor escenario posible, en el temible y colosal L’Angliru. Tal vez no exista un final más soñado para un ciclista: ganar a todos en la etapa más dura, cruzar en solitario la meta y recibir, durante toda su aventura en las alturas la enorme ovación de un público totalmente entregado y que ya llora la marcha de uno de los ciclistas más grandes de todos los tiempos.

El ciclista español, ya ganador en este mítico alto en 2008, se marchó en el descenso del alto del Cordal, segunda dificultad montañosa del día, acompañado por su compañero de equipo el colombiano Jarlinson Pantano.

Contador fue alcanzando a todos los miembros de la escapada del día, quedándose con Marc Soler, al que también dejaría atrás para acabar recorriendo en solitario los últimos cinco kilómetros hasta llegar en solitario a la meta.

El español sorteó las duras rampas de hasta el 20% en una de las grandes cumbres del ciclismo español para cerrar a lo grande su carrera como ciclista profesional, que abandonará tras esta ronda española.

Contador estuvo, incluso, por unos momentos acariciando un podio, que coronará el domingo Chris Froome, tras haber acabado en segunda posición en tres ocasiones.

El británico, salvo un improbable accidente el domingo en la última etapa, cumplirá su sueño de ganar la Vuelta consiguiendo un doblete Tour-Vuelta en la misma temporada, que nadie había conseguido desde 1978.

El domingo tendrá lugar la 21ª y última etapa de la Vuelta a España, de 117 km, entre Arroyomolinos y Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here