Actualmente, el corredor colombiano Rigo Urán está cerrando su preparación previa a la prueba amarilla, disputando el Tour de Eslovenia, en el cual marcha como sólido líder de la competencia

Hay algunos deportistas que pasan su vida coqueteando con la gloria, que insisten con ahínco por sus objetivos pero que siempre terminan cediendo por muy poco. Seguramente, el ciclista colombiano Rigo Urán, es uno de esos casos más emblemáticos de acariciar lo más alto del podio y haber cedido por muy poco.Sin embargo, para el Tour de Francia de este año, todo pinta diferente.

Para ratificar que el escalador cafetero se ha convertido en el perenne segundo, basta con destacar parte su palmarés, en donde destacan como principales resultados dos subcampeonatos del giro de Italia (2013-2014), una medalla de plata de Juegos Olímpicos (Londres 2012), y un subcampeonato en el último Tour de Francia 2017.

Ahora bien y pese a que Rigo siempre se ha tenido que quedar sin ese suave dulzor en la boca que deja la supremacía, esa es una condición que para este año, y debido a algunos factores que vamos a detallar, el panorama pudiese estar dando un giro a su favor.

Confianza en sí mismo

La confianza que pueda llegar a tener el pedalista antioqueño para esta versión del Tour será clave en busca de consolidar su triunfo, pues si bien ya se sabe que el colombiano siempre ha tenido fe en sí mismo y en sus condiciones, el hecho de que él mismo se haya dado cuenta en la edición pasada de que la victoria definitiva estuvo a su alcance, le brindará un ribete de confort acerca de cómo asumir la competencia.

Así que, por ahora, queda esperar que llegue el 7 de julio, comience la segunda grande del año,  Rigo pueda terminar exhibiendo su mejor versión, y por qué no,  enfundarse el tan hermoso como codiciado maillot amarillo.

También puedes leer (¿Quién es el favorito de contador para conquistar el Tour?

Liderazgo dentro de su equipo

Curiosamente, el corredor cafetero durante la temporada 2017, y más específicamente en la disputa por el maillot amarillo del Tour de Francia, no tenía el liderazgo concedido dentro del EF Education First-Drapac. Durante algunas jornadas tuvo que disputarse ese rango con  algunos de sus compañeros, hecho a que conllevo que tuviera faltó de gregarios en momentos importantes de la carrera gala. No obstante, para esta edición las cosas van a cambiar, el liderato dentro de su nómina ya está garantizado, y con todas las cargas jalando para el mismo lado los objetivos de Rigo pudiesen estar mucho más cerca.

Pugna interna en el Movistar

Han avanzando cinco meses de la temporada y aún no se sabe quién es el líder del Movistar Team. Lo único que sí se sabe y lo confirmó recientemente el elenco español, es que tanto el colombiano Nairo Quitana, como los ibéricos Alejando Valverde y Mikel Landa, formarán parte de la nómina para correr el Tour de Francia. Quintana, la tradicional carta de los últimos años para la ‘Grande’ francesa la cual ha estado cerca de ganar pero que nunca ha ganado, podría verse afectado por esta estrategia de equipo.

Nairo, Mikel, Alejandro
La batalla interna por el liderato del Movistar es evidente, y esa es una situación que pudiese favorecer a Rigo Urán

Extrañamente, Movistar dejó el Giro de Italia sin líder y terminó alineando sus tres escaladores de lujo para esta gala francesa. Aunque a primera vista parece una gran estrategia, ya que evidentemente contarán con una fuerza total en la montaña, aún reina la confusión ante el hecho de no haber definido el nombre del encargado para luchar por la clasificación general individual.

Ya se sabe que Nairo, Valverde y Landa van a querer ganar la competencia porque los tres tienen el perfil y lo han dejado por sentado en cada una de sus entrevistas,  situación que además de abrir una brecha de discusión interna entre otros corredores, pudiese favorecer las intenciones de victoria de otros aspirantes a la corona, como Urán.

Un defensor del título, ¿desgastado?

Por primera vez en los últimos cinco años, veremos a un Chris Froome llegar de forma muy diferente al Tour. Pues si bien es cierto que enfrentará la competencia siendo actual tricampeón del evento, con toda la experiencia que eso representa, también es igual de cierto que inéditamente acudirá a la carrera con el desgaste  en las piernas que le dejó haber corrido un Giro de Italia con más de 3000 kilómetros y todos los esfuerzos que ello conlleva.

Esta condición del cansancio de Froome es otro aspecto que luce favorable para Rigo, quien llegará a la carrera con el cuerpo fresco y únicamente la carga generada en la preparación de esta disputa. Pero con el británico, que sigue esperando el ‘castigo’ del TAS nunca se sabe, jamás hay que obviarlo en competencias de tres semanas. Lo que hizo hace pocas semanas en el Giro es una demostración que recordaremos por años