Los españoles Álvaro Fernández y Walter Bouzán tras romper la pala y caer al agua, remontan espectacularmente y se quedan a dos segundos del primer lugar de la competencia disputada en Portugal.

El pasado 2 de julio se llevó a cabo en Ponte de Lima (POR) la cuarta y última fecha del Campeonato Europeo de Canotaje, durante el cual los españoles Álvaro Fernandez y Walter Bouzán se vieron involucrados en una serie de percances y mala suerte que anticipaba su participación mas desastrosa en una competencia de este nivel, y terminó siendo una demostración de coraje que ya es parte de la historia del canotaje mundial.

Álvaro Fernandez y Walter Bouzán
A toda prisa y luego de subirse a la embarcación luego de la caída, Álvaro Fernandez y Walter Bouzán palean para llegar al sitio donde reemplazar la pala partida. Fotografía @canoemarathonportugal.

Cuando iban por el kilómetro 30 de la prueba, a Bouzán se le parte la pala frente a la mirada incrédula de Fernández que no daba crédito a lo que veía. En el intento apresurado por llegar al lugar donde cambiar la pala, caen al agua. Todo hacia ver que el desastre se había apoderado de los españoles, pero estos reaccionaron con rapidéz, subieron a la embarcación después del vuelco y remontaron de una manera tan asombrosa que les permitió llegar en segundo lugar (2:00:15.04), 1 segundo 54 centésimas detrás de los ganadores, los húngaros Adrián Borós y László Solti (2:00:14.20). El tercer lugar correspondió para la pareja española constituida por Luis Pérez y Miguel LLoréns (2:00:16.84).

«Durante la remontada no todo fue fácil. Cambiar una pala no es tan sencillo. No es como cambiarse unas zapatillas al hacer el Camino de Santiago. Cada pala es muy personal, tiene unas medidas, un peso, unas marcas especiales… Walter tuvo que usar hasta tres diferentes durante la competición y solo una era la suya. Al final acabó con los hombros destrozados y con las manos llenas de ampollas», señaló Fernández al ABC.es, que trató de animar a su compañero para continuar a pesar de las dificultades. «No pensamos en retirarnos nunca. Cuando nos pasa algo en carrera, siempre tenemos claro que vamos a acabar por respeto a los rivales y a los espectadores».

 

Con información de ABC.es