¿Fatiga repentina? Entrenas al máximo, lo das absolutamente todo, pero de repente un cansancio repentino se apodera de tu cuerpo y mente y te hace parar. ¿Qué ha pasado?

Cansarse corriendo es algo inevitable, pero la fatiga es un acto que puede retardarse eliminando factores que provoquen que ésta salga a la luz de manera prematura.

Si estas entrenados adecuadamente, en buen estado de salud y con un descanso y alimentación correcta, disminuirás significativamente los signos de cansancio.

Articulo recomendado: ¿Por qué correr cuando no quieres correr?

Causas de la fatiga repentina

La más importante la fatiga por deshidratación. No se trata de beber justo antes o después, sino mantener un nivel hídrico estable y óptimo.

Fatiga Muscular: ¿Por qué Aparece y Cómo Evitarla?

La mayoría de esas fatigas que aparecen pronto y de la nada suelen estar causadas por una falta de agua en el organismo.

Para esto tienes que planear esas fases de hidratación, pautar las tomas de antes, durante y después de la carrera, para esto puede ayudarte un nutricionista deportivo especializado.

Las sales y geles también son una buena opción.

El descanso debe ser imprescindible, esto siempre debe de ser así pero toma especial relevancia las semanas previas a la carrera y tiene un por qué.

El sistema nervioso merece un descanso necesario para que pueda rendir como se debe, ya no sólo hablamos de un descanso muscular (que, por supuesto es estrictamente necesario) sino ese sistema central que ha de estar alerta y preparado para todo el proceso tanto físico como mental.