Después de dos semanas de un áspero debate, los maratones de los Juegos Olímpicos de Tokio se correrán en la ciudad de Sapporo en el norte del país

Maratones de los Juegos Olímpicos de Tokio fueron cambiados de sede según un anuncio del COI , al temer que el agobiante calor del verano en Tokio provoque una repetición de las escenas que se atestiguaron el mes pasado durante el Mundial de atletismo que se disputó en Doha, Qatar.

La gobernadora de Tokio Yuriko Koike  reconoció que la voluntad del poderoso Comité Olímpico Internacional se impuso sobre su reclamo de que la carrera se mantuviera en la capital japonesa.

“No podemos estar de acuerdo o aceptar la decisión del COI”, añadió Koike. “Pero el COI tiene la facultad definitiva de hacer el cambio y nosotros no vamos a obstruir lo que han decidido”.

La capital de Japón tiene unos veranos muy calientes y húmedos con temperaturas que suelen llegar a los 35 grados centígrados (95 F). Serán condiciones muy similares a las de las citas olímpicas de Atlanta 1996 y Atenas 2004.

Koike se enojó porque fue tomada unilateralmente por el presidente del COI Thomas Bach.

No ha quedado claro el por qué el COI se apuró a hacerlo por su propia cuenta, ya que sabía del calor en Tokio cuando le dio la sede en 2013. Bach y demás jerarcas debieron haber entendido que las autoridades de Tokio no aceptarían de buena gana un cambio tan radical. Y así fue.

Te puede interesar: Triatlón mixto será olímpico en Tokio 2020

El COI acordó el viernes que los Juegos de Tokio, descritos por Bach como los “mejor organizados de la historia”, no deberán asumir el costo del traslado de las maratones y marchas. Y parte de los gastos por la organización de la maratón serán reembolsados.

John Coates, el miembro del COI que durante toda la semana consultó con Koike mientras cumplía una visita a la capital japonesa, comparó las condiciones del verano de Tokio a las de la península arábiga, pese a que la ciudad acordó iniciar las carreras al amanecer.

“Las imágenes que se vieron en Doha — cuando pudieron ver el efecto en los atletas”, dijo Coates sin poder completar la oración. Calificó las condiciones climáticas como “muy similares” a las de Tokio.