La enfermera estadounidense de 26 años se ubicó en el segundo puesto en la división femenina en la edición 122 de la prueba, siendo apenas su segundo maratón

El Maratón de Boston 2018 sin duda deparó muchísimos resultados sorprendentes, tanto en la rama masculina como en la femenina. Pero particularmente en esta última división hubo una atleta que le quitó un poco de atención a la ganadora: se trata de Sarah Sellers, de 26 años, la aficionada estadounidense que alcanzó un heroico segundo lugar.

Sellers es una enfermera anestesista a tiempo completo en Tucson, Arizona, que tuvo que cancelar su propia inscripción de 185 dólares, al no contar con representantes ni patrocinadores de ningún tipo. De hecho, para preparase de cara a la prueba entrenaba antes o después de su turno de 10 horas.

Eso implicaba, que la profesional de la salud corriera a las 4:00 am o las 7:00 pm, previo o posterior a ingresar a trabajar en el Banner Health Center. El único maratón que esta runner amateur había realizado fue el de Huntsville, en Utah, cuyo 1° lugar le valió la clasificación a los 42 kilómetros de Boston.

Curiosamente, solo se inscribió al Maratón de Boston 2018 debido a que participaría su hermano menor, Ryan Callister, de 24 años, quien culminó el recorrido en 2 horas, 48 minutos y 20 segundos. Nada mal, considerando que el vencedor, el japonés Yuki Kawauchihizo, hizo tiempo de 2:15:58.

Pero quien se robó el protagonismo por la familia y la misma división femenina fue Sellers, al cronometrar 2:44:04, venciendo de esta forma a la canadiense Krista Duchene (2:44:20), y solo siendo superada por la también estadounidense Desiree Linden. La veterana de 34 años se impuso en la rama femenina al marcar 2:29:54.

Así que correr seis días a la semana y hasta 160 kilómetros le sirvió a la enfermera para ubicarse entre las mejores de las pruebas más exigente del World Marathon Majors. Y a pesar de empezar el recorrido con un perfil muy bajo culminó acaparando todas las miradas al culminar su participación.

“Todavía no puedo creerme que terminara segunda”, indicó Sellers en una entrevista vía telefónica a Planeta Triatlon. “Voy a despertarme y esto habrá sido un sueño”, aseguró, quien era corredora en la Universidad de Weber en Ogden, Utah, lugar donde crecio, y consiguió un tiempo de 2:44:27.

Reto superado

Sobre el desarrollo del Maratón de Boston, que se efectuó el pasado lunes 16 de abril, la atleta comentó que “las condiciones fueron el comodín que todos tuvimos, pero creo que me beneficiaron”; en una prueba que atravesó un clima helado y una insistente lluvia.

Su entrenador, Paul Pilkington, le había aconsejado ir con calma, por lo cual la mayor parte de la carrera se mantuvo atrás, pero a partir del kilómetro 32, Sellers se encontraba más fuerte y así siguió hasta la recta final.

Su segundo lugar le valió un premio en metálico de 75.000 dólares, al que le dará un muy buen uso. Y es que lo empleará para cancelar los préstamos estudiantes de la escuela de postgrado, tanto de ella como para su marido.

El inesperado resultado no hace que reduzca los turnos como enfermera, ya que al día siguiente a la carrera se reportó a su trabajo. Aunque sí confesó que “definitivamente voy a competir de nuevo, me encanta”.

Por otro lado, Sarah Sellers tiene en la mira un reto que antes del subcampeonato en el Maratón de Boston del 2018 parecía impensable: clasificarse a los trials del maratón olímpico, para el que se exige un tiempo máximo de 2 horas y 37 minutos. ¡Correr en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 es su próxima meta!

Sensación
Sellers causó sensación al entrar en el podio junto a profesionales

 

Foto Principal: Running Life

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here