A pesar del entusiasmo generado el año anterior, todavía no hay un camino claro para el trail running argentino

El rumbo del trail running argentino es a veces confuso por las determinaciones que en ocasiones conspiran contra el crecimiento de la disciplina y de los propios deportistas

El Mundial de Trail y Montaña, en el que brilló Tania Díaz Slater y que Argentina tuvo una discreta actuación, abrió la puerta a un camino interesante, despertando un interés mayor al que había por formar parte de la Selección, y con una serie de medidas adoptadas por la Confederación Argentina de Atletismo que permiten ilusionarse con un progreso y crecimiento.

El próximo 9 de junio se celebra el 11º Campeonato Nacional de Montaña, y el escenario elegido fue –como en 2016- Famatina, en La Rioja, un lugar y condiciones que son totalmente opuestas a la competencia del 2017, cuando se eligió el K21 de Tandil.

Por un lado, es para valorar que Famatina se haya postulado nuevamente como sede, y que ponga (poco o mucho) premios en efectivo para los primeros.

Suena como contraproducente que no se piense en buscar un lugar en la región sur del país, dado que se viene de dos torneos en Córdoba (2014 y 2015), otro en La Rioja (2016) y el restante en Tandil (2017), apuntando a federalizar el campeonato, buscando a los mejores exponentes. Claro, se puede pensar que no hubo postulaciones (¡buen punto!), pero desde la entidad madre también se podrían buscar opciones.

Lo cierto es que tampoco se es claro en cuanto a lo que se busca generar o cual es el rumbo. Es verdad que darles un premio económico a los deportistas es importante, pero cuando el monto es inferior al gasto generado por el simple hecho de viajar, hace replantear que tan valedero es, y más teniendo en cuenta que el anterior año se le brindó alojamiento y comidas para los atletas.

Ni hablar de apuntar al marketing y publicidad del mismo. Si bien es cierto que la CADA informa sobre la realización del mismo en la web oficial (aunque a veces, se suele definir o cambiar de sede a última hora, como pasó anteriormente), las competencias suelen ser cubiertas por algún periodista local solamente y casi nunca la información llega a los medios nacionales. Es por eso que la decisión de haberse sumado al K21 de Tandil el año pasado, cambió el eje y generó mayor repercusión.

También puedes leer : Elegir bien una carrera de trail running

La organización de un Campeonato Nacional implica muchos aspectos más allá de lo que es armar una carrera, pasando por medidas de seguridad, colaboradores, recorrido y también, plazas que generen cierto movimiento turístico para beneficio de la ciudad. Pasa también por colaborar con el atleta hasta en los traslados.

Por lo que definitivamente es una pena que después de haber tenido la posibilidad de organizar un Campeonato Sudamericano en Villa La Angostura el año pasado, aprovechando el K42 y el K15, sumado al Campeonato Mundial del próximo 2019, no se tenga un rumbo claro a la hora de beneficiar al trail para generar un mayor crecimiento.

Fotografía destacada de Patagonia Sports