Correr de un solo tirón largas distancias que van de 42 kilómetros a más, puede tener efectos negativos. Esta advertencia la deberían tomar más en cuenta los corredores de largo aliento.

Los efectos negativos de correr largas distancias y las consecuencias fisiológicas de los ultramaratones son poco conocidas a pesar del éxito de las carrera de distancia ultra.

Aunque correr es un deporte saludable, las pausas siempre son necesarias para evitar un desgaste excesivo o algunos efectos contrarios en nuestro cuerpo y mente. “Correr a velocidad reducida o moderada reduce el riesgo de mortalidad hasta en un 30 %”, según Journal of the American College of Cardiology.

Un artículo de El País de España recoge los resultados de un estudio a cargo de científicos del Hospital Universitario de Ulm (Alemania) y la explicación de especialistas, que analizaron la actividad de algunos corredores de maratón y tramos extensos.

1. Se reduce el cerebro

Científicos del Hospital universitario de Ulm (Alemania) monitorearon a 44 participantes en la 2009 Trans Europe Foot Race, una carrera a pie desde Italia a Noruega. Un total de 4.500 km en 64 días. Determinaron que la masa encefálica adelgazaba hasta un 6,1 %. “Pese a los daños en el cerebro debidos al estrés catabólico de un ultramaratón, las diferencias responden a un proceso adaptativo y reversible. No hay lesiones a largo plazo”, explica el director del estudio, el radiólogo Uwe Schütz.
De acuerdo a los investigadores, el cerebro “se toma unas minivacaciones” y la visión se concentra en el frente y no registra el recorrido.

2. El cartílago se degrada

Las articulaciones de las rodillas, tobillos y pies sufren una degradación en los primeros 1.500-2.500 kilómetros de carrera. Pero Schütz y su equipo destacan que el pie humano está hecho para correr y el cartílago del tobillo y el pie se regeneran durante la carrera.

3. Se pierde agilidad mental

“Al someter el cuerpo a tal esfuerzo, la glucosa y el oxígeno van sobre todo a los músculos para que sigan corriendo. Al cerebro le llega lo justo para mantener sus funciones vitales, pero no para hacer alardes intelectuales”, explica el fisiólogo del ejercicio Pedro Luis Valenzuela.

4. Puedes llegar a ver fantasmas

Las alucinaciones son normales si se sobrepasan las horas seguidas corriendo, según experiencia propia del ultracampeón Scott Jurek, en su libro Correr, correr, vivir.

5. Hay daño muscular y renal

El esfuerzo de un maratonista produce que la creatina quinasa (CK), una enzima que se localiza en los músculos y sirve para metabolizar la energía, se filtre al torrente sanguíneo, que al llegar a los riñones puede provocar daño renal. “Si no se hidrata convenientemente, tendrán que filtrar una sangre más espesa”, sostiene el fisiólogo del ejercicio Pedro Luis Valenzuela.

6. Se acelera la oxidación

La persona que corre respira intensamente y consume más oxígeno. Los radicales libres que se generan conllevan a la oxidación, y eso hace necesario dos tipos de suplementos nutricionales: endógenos y exógenos.

7. Se disminuye la movilidad de los espermatozoides

Se reduce el número de espermatozoides y su movilidad en el líquido seminal. Sin embargo, un estudio del departamento de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge sobre 542 participantes en el maratón de Nottingham concluyó que aquellos con una buena marca tenían más testosterona y, en consecuencia, serían más deseados.

Fuente: El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here