La diferencia real entre correr y trotar radica en la intensidad: un trote debería permitirte tener una conversación sin quedarte sin aliento, y debería ser sostenible durante un largo período de tiempo

Trotar puede ser tan empoderador como correr, trotar puede ser meditativo, una oportunidad para concentrarte en tus pensamientos en lugar de concentrarte en la mecánica de tu entrenamiento. Para algunos, los trotes son un trampolín para correr; para otros, trotar es suficiente, y eso está bien.

El desprecio detrás de la palabra «trotar» se ha suavizado en los últimos años;  las redes sociales han ayudado a los corredores competitivos a darse cuenta de que los aficionados hacen que el mundo de las carreras funcione, pagando tarifas de carrera y comprando equipamiento. Sexy o no, trotar, o correr despacio, es menos una tendencia y más una realidad del viaje de la mayoría de los corredores en algún momento; les guste o no.

Trotar está siendo revalorizado por aquellos que lo ven como una forma alternativa, no menos importante que correr

Las tendencias van cambiando

Hace unos años vivimos el auge del running social, las personas buscaban compañía para comenzar a correr y se unían a los grupos que salían a correr en masa; en las primeras salidas solían convertirse en la parte trasera del grupo, y después de un tiempo ya no veían a ningún corredor en frente. Experiencias como estas hicieron sentir a muchos que correr no era para ellos, pero…. llegó la pandemia y la gente quería salir a la calle a respirar al aire libre y probaron trotar en solitario por aquello del distanciamiento social y sintieron el verdadero valor de ir a su ritmo, trote lento pero satisfactorio.

Esto abrió la férrea cultura competitiva de correr en personas que se preocupan más por salir y divertirse que por establecer relaciones públicas. Y no son sólo aquellos que han sido excluídos de la «onda fit» quienes están reclamando la diversión de correr lento: incluso la marca Equinox , posiblemente el pináculo del fitness de alto nivel, lanzó recientemente entrenamientos guiados enfocados en trotar, sí, trotar.

Así que…está bien correr a tu propio ritmo, un kilómetro es un kilómetro.