Hay quienes corremos por correr, por la satisfacción diaria, por la alegría de cada kilómetro, por la sensación de bienestar que nos produce una zancada tras otra. Pero no toda en la vida es correr, aunque a veces así lo pareciera

Por muchas razones podríamos sentirnos sin ánimo de correr, un día tras otro decir “hoy voy a descansar”, sin tomar en cuenta que cada día que decidimos no hacerlo suma peso al desánimo, y no resta cansancio.

¡A todas nos ha pasado! Esa sensación antes de entrenar, que parece cansancio físico, pero es más mental. Vencemos esa batalla de desánimo, salimos a correr, y al poco tiempo estamos diciendo ¡menos mal que salí a correr, lo necesitaba! ¿Te sientes identificada? Si, a todas nos ha pasado.

Entonces ¿Qué puedes hacer en esos días? Primero que todo, aprende a escuchar tu cuerpo y a descifrar tu mente, la idea no es sobreentrenar, ni hacer oídos sordos a esos llamados de atención, al momento de identificar que no hay ninguna señal de malestar físico, ¡no te sabotees! No inventes excusas para no entrenar. Si no quieres hacer un entrenamiento en particular, sal a correr sin reloj, por el simple placer de correr; no te quedes en casa, llama a una amiga y acompáñala en su entrenamiento.

running

Al reconocer que tu cuerpo y tu mente lo necesitan, priorizaras tu entrenamiento, y evitaras excusarte en la apatía. ¿Puntualizamos? Aquí va, detalles a evaluar si sientes que el desánimo se está haciendo parte de tu rutina:

  1. ¿Estas comiendo y durmiendo bien? ¡Ajá! Si no estás comiendo y durmiendo como deberías, seguramente se está afectando tu producción de endorfinas y melatonina; lo que te hace sentir decaída.
  2. Para potenciar tu rendimiento debes mejorar tus sensaciones, sal a correr así no tengas ganas y aprovecha la oportunidad para escuchar tu cuerpo mientras corres, no te exijas mucho, evita sumarle cansancio real a la apatía.
  3. Un café antes de correr, hay proverbio turco que lo describe a la perfección “El café debe sernegro como el infierno, fuerte como la muerte y dulce como el amor”; con solo una taza le darás a tu cuerpo una ayudadita para arrancar.
  4. ¿Estás tomando suficiente agua? Si, la fatiga puede deberse a una ingesta muy baja de agua. No lo dejes al azar, tomar agua cuando tienes sed no es un indicativo confiable. La media se establece en, alrededor de 35ml por kilo de peso, y evaluando la actividad física diaria.
  5. Llama a una amiga, e invítala a correr. Las excusas se debilitan cuando al sonido del whatsapp se lee “¿Lista?”.
  6. ¡Recuerda tus logros! Siéntete orgullosa de ti, de lo que haces y no te enfoques en lo que deberías haber hecho o en cómo podías haberlo hecho mejor.

[clickToTweet tweet=”Perseverancia significa: “persistir sin importar la oposición y el desánimo.” Pero el griego original también implica paciencia y resistencia determinada. Así que PERSEVERA, en ti, por ti. Es parte del entrenamiento. @MamasRunners” quote=”Perseverancia significa: “persistir sin importar la oposición y el desánimo.” Pero el griego original también implica paciencia y resistencia determinada. Así que PERSEVERA, en ti, por ti. Es parte del entrenamiento.” theme=”style3″]