El nuevo tubular de BUFF es respetuoso con la naturaleza este está fabricado de botellas de plástico recicladas

Un tubular es prácticamente un complemento indispensable para un corredor, es práctico y versátil, sirve si hay sol o frío, para protegerte la cabeza o el cuello, absorbe el sudor y también sirve como señal de identidad.

Para La empresa BUFF, que tiene su ADN en la naturaleza, el cuidado del medio ambiente es también uno de sus pilares, y desde hace años lleva a cabo una política sostenible que recoge en su programa “Do More now” (Haz más ahora).

Desde hace años, el departamento de I+D de BUFF ha estado profundizando para incorporar en sus catálogos de tejidos, fibras y materiales sostenibles obtenidos a partir del reciclaje de botellas de plástico o de procedencia natural, como la lana merino.

Su objetivo: es reducir en la mayor medida el impacto que la producción de sus productos y los materiales utilizados pueden provocar en la naturaleza.

El 80% de la fibra sintética utilizada en los productos se obtiene a partir del reciclado de botellas de plástico, un proceso llevado a cabo y certificado por la empresa Repreve.

1

El uso de este tipo de fibras hace evitar el uso de poliéster artificial, un material para cuya producción se emplean enormes cantidades de agua, productos químicos y combustibles fósiles, lo que provoca consecuencias medioambientales desastrosas.

Articulo recomendado: Conoce las características de tus calcetines y corre mejor

Las fibras sintéticas recicladas utilizan PET como materia prima, que gasta un 33-53% menos de energía para su fabricación, y pueden reciclarse una y otra vez sin perder su calidad original.

Este tubular posee una gran elasticidad, permite que se estire en cuatro direcciones distintas, una característica significativa con respecto a cualquier otro tubular y especialmente importante para los deportistas.

Elaborado en una sola pieza y sin costuras para evitar cualquier irritación cutánea y no perder confort en nuestras salidas deportivas.

Lleva protección solar FPS 50 contra las radiaciones ultravioletas del sol y a la vez es un gran aislante térmico, ya que reduce la transferencia de calor entre el cuerpo humano y el medio ambiente.