El Crossfit es para jóvenes y viejos, mujeres y hombres, sedentarios o activos. Hay una rutina diaria general para todos que se ajusta de acuerdo a las posibilidades de cada quien

El Crossfit es un programa “diseñado para la escalabilidad universal”, de acuerdo con la página web oficial de CrossFit, www.crossfit.com, por lo que es la actividad deportiva perfecta para cualquier persona interesada, independientemente de su experiencia. 

Todos los días hay un entrenamiento especial general prescrito para todo el mundo que asiste a practicar CrossFit.  En lugar de tener una sesión de entrenamiento para las mujeres mayores y otra para los atletas – hay una sesión de ejercicios cada día que es totalmente escalable en función de su habilidad. Por ejemplo, si el entrenamiento exige sentadillas con 135 libras (61,2 kilos) pero sólo se puede hacer sentadillas con la barra de 45 libras (20,4 kilos), entonces ahí es donde comenzarás. 

Si estás lesionado y no puedes hacer sentadillas, este movimiento será sustituido por uno similar, y si el número de repeticiones es demasiado para tu capacidad actual se reducirá al máximo que puedas dar. A medida que se hacen más fuertes y con más experiencia se van logrando los ejercicios de la manera indicada.

CrossFit se aprende y se practica de forma progresiva.  Pero la progresión también nos insta a superarnos. Por eso es necesario contar con una actitud adecuada. Esta actitud es la disposición para el esfuerzo.

CrossFit es para todos, menos para personas que pretenden mejorar sin sudar la camiseta

En CrossFit se busca que los practicantes se desarrollen más fuertes, más ágiles, más potentes, más flexibles y coordinados, que logren mejorar su salud y sentirse mejor, siempre a través del propio esfuerzo. La tonificación y la pérdida de peso son las gratas consecuencias del entrenamiento, no metas en sí mismas. Para quienes practicamos Crossfit no nos importa si eres flaco o gordo, hombre o mujer, joven o viejo, negro o blanco, deportista o sedentario. Lo único que nos importa es tu compromiso con el entrenamiento, pues aquí no hay fórmulas mágicas, ni atajos, ni pastillas salvadoras. El camino es el compromiso y la actitud.

«En @Crossfit no importa si eres flaco o gordo, joven o viejo. Lo relevante es tu compromiso.»