Correr una carrera de trail, no importa la distancia, en condiciones de alta temperatura no es una tarea fácil, pero mientras más larga es la carrera evidentemente la dificultad aumenta, simplemente por el desgaste acumulado por las horas de calor

Hay que tener claro que mientras más alta es la temperatura, más energía necesitas para regular tu temperatura, lo bueno es que nuestro cuerpo se adapta de forma relativamente fácil y eficiente.

Recomendados: Cuidado con la hiponatremia, el riesgo de ingerir demasiada agua

Mientras más entrenas en condiciones de calor, más adaptado estará tu cuerpo. Luego de un par de sesiones, comenzamos a producir más plasma (El componente líquido de la sangre), esto ayuda a tener un mayor flujo de sangre en nuestro cuerpo lo cual ayuda a potencialmente llevar más oxígeno de forma eficiente a nuestros músculos y  a regular la temperatura corporal.

4 claves para poder movernos de forma más eficiente en el calor:

Vestimenta y/o equipamiento para la carrera

En trail running, y más aún en un los ultras lo que llevamos puesto va a afectar directamente cuán cómodos nos sentimos y cómo percibimos el exterior. Lo primero es ir por ropa ligera, franelas ligeras, shorts que no causen roce en el entrepiernas, pero en un día de mucho sol una gorra, visera o gorro puede marcar una gran diferencia, más aún si lo sumerges cada vez que encuentres algo de agua. Por otro lado, ¿Has pensado en la relación entre tu mochila de trail y tu temperatura corporal? En muchas carreras, una mochila es obligatoria por lo que intenta buscar lo más respirable posible y no la sobrecargues con bolsas o plásticos que no permitan que el aire circule.

Finalmente, algo que puede parecer no tan importante pero que realmente la es clave: los pies son uno de los grandes reguladores de temperatura corporal, por lo que sí están muy, muy calientes, tu cuerpo lo sentirá. Intenta buscar medias súper ligeras y transpirables y zapatillas con un corte superior liviano, que permita a tu pie poder respirar lo mejor posible.

Altas temperaturas y ultramaratones

Hidratación

Practicar la hidratación en los entrenamientos, así podrás evaluar cuanto puedes tomar sin sentirte incomodo o pesado. Practica cuanto tiempo tienes entre los puntos de abastecimiento y cuánta agua gastas en ese tiempo, así podrás saber cuánta agua deberás llevar. Debes saber que la hidratación es importante no solo en las carreras de calurosas, es igualmente importante en bajas temperaturas (a veces mucho más en estos casos, porque por las bajas temperaturas no se siente sed y no se controla deshidratación).

Ritmo y velocidad de carrera

Controla la velocidad e intenta no pasar el límite, en una carrera de larga distancia es importante controlar la velocidad para poder administrar la energía para todo el recorrido, agregándole el calor a la distancia se tiene el aumento del calor corporal lo que hará que tus músculos sientan molestias y dará un paso rápido a los calambres.

Oportunismo

Cada vez que puedas y échate agua en el cuerpo, la cabeza o los pies, hidrátate estratégicamente y así tendrás controlada la temperatura corporal.

Finalmente es importante escuchar tu cuerpo, saber cuándo seguir y cuando parar. Para los corredores lo primordial es llegar a la meta, pero muchas veces se lleva al límite el cuerpo y eso hace que lleguen con grandes lesiones o incluso pasar malos ratos.