Encontrar excusas para no hacer algo es fácil. Pero también es patético. Si eres de las personas que tienen entre sus metas hacer ejercicio te damos algunos tips que te ayudarán a mantenerte enfocada (o).

Cero excusas para dejar de entrenar, en lugar de cerrar el día de trabajo cuando finaliza la jornada, es probable que tengas una cadena de mensajes de texto y correos electrónicos siguiéndote a todas horas. Probablemente también tengas niños a quienes alimentar, comidas para planear y eventos a los que asistir, lo que te deja muy poco tiempo para el entrenar. Créeme, lo entiendo, las personas decidimos hacer ejercicio por diversas razones: control de peso, problemas de salud, mejorar nuestro look, incluso podemos tener en mente a alguna persona en específico que nos gustaría atraer. Cuando sientas que estás cansada (o) de entrenar, ten en mente ese motivo especial y recuerda que para conseguir tu meta deberás continuar entrenando. Mantén tus metas claras.

Cero excusas, ese es el lema. La falta de tiempo es uno de los principales problemas al hacer ejercicio pero no necesariamente necesitas disponer de una o dos horas al día para entrenar. Para evitarlo te recomendamos que organices tu agenda y establezcas días fijos para entrenar. Si por alguna razón no puedes ir al gimnasio, hay sesiones intensivas que pueden sacarte del paso, prueba entrenar en casa con vídeos. Organiza tu agenda

cero excusas para las pesas
Solo porque estás demasiado ocupada para llegar al gimnasio no significa que tengas que perder tu entrenamiento.
Con una pizca de iniciativa y una pizca de creatividad, puede hacer ejercicio en cualquier lugar con casi cualquier cosa.

Para mejorar tu rendimiento complementa tus ejercicios con una sana alimentación y una constante hidratación. Además, así notarás mejores resultados en tu cuerpo. También te recomendamos que leas artículos relacionados con el entrenamiento y la salud del cuerpo.

Es importante que te sientas cómodo al entrenar. Algunas personas prefieren hacerlo con música mientras que otras valoran el silencio. Usa ropa cómoda con la que disfrutes ejercitarte y dale prioridad en tu rutina a los ejercicios que más te gustan.

Adquirir nuevos hábitos es una tarea que debe trabajarse poco a poco. No te presiones si de pronto fallas al cumplir tus metas, lo importante es que sigas adelante y lo vuelvas a intentar. Ten paciencia.

Los beneficios de hacer ejercicio son tantos que si sigues con tu entrenamiento comenzarás a notar el bienestar pronto. Date esta oportunidad y disfruta las capacidades de tu cuerpo.

Siempre es mejor hacer algo que no hacer nada. Metetelo en la cabeza,

así que ¡Cero excusas!