Los Abdominales hipopresivos ayudan al rendimiento deportivo, mejoran la postura y previenen lesiones en el running.

Seguramente has escuchado el término “abdominales hipopresivos”, sin embargo, el libro “Ejercicios hipopresivos: Mucho más que abdominales”, advierte que la técnica hipopresiva no es una manera diferente de hacer abdominales.

“En la realización de un ejercicio hipopresivo nunca se hace un esfuerzo abdominal. Tampoco se recomienda meter la barriga hacia dentro. La gran magia es observar que la barriga entra sola cuando se efectúa sin tener que hacer ni un solo gesto ni esfuerzo para ello”, describen Tamara Rial y Piti Pinsach, autores del libro.

Conoce sobre El corazón de un nadador vs el corazón de un corredor

La gimnasia abdominal hipopresiva (o GAH) fue creada por el Doctor Marcel Caufriez como una alternativa para tonificar la musculatura abdominal de las mujeres en el postparto.

El objetivo principal era crear una técnica de fortalecimiento muscular que fuese beneficiosa para la faja abdominal sin causar efectos negativos sobre el suelo pélvico.

¿Cómo se hacen?

Los abdominales hipopresivos se hacen después de la exhalación, en plena fase de apnea; es decir, cuando suspendemos transitoriamente la respiración. Fundamentalmente, se trata de un ejercicio de respiración donde contraemos los músculos abdominales después de exhalar totalmente.

Durante esta etapa, se eleva el diafragma al igual que los órganos abdominales inferiores, logrando una contracción de los músculos del suelo pélvico, pero sin sufrir ningún tipo de tensión.

Pon en práctica la “postura sastre”

Esta se  trata de una de las posturas más realizadas y eficaces de la gimnasia abdominal hipopresiva.

1.- Siéntate en el suelo con las muñecas apoyadas sobre las rodillas y con los dedos apuntando hacia arriba.
2.- Separa los codos hacia los lados.
3.- Pega el mentón lo máximo que puedas al cuello sin inclinar la cabeza (doble mentón).
4.- Estira la espalda todo lo que puedas, como queriendo crecer.
5.- Dirige el tronco levemente hacia adelante sin perder la posición erguida y arquea un poco la espalda.
6.- Mantén esta postura e inspira todo el aire que puedas por la nariz.
7.- Expira eliminando todo el aire por la boca.
8.- Permanece en apnea durante 3 segundos.
9.- Apertura las costillas y sostén durante 10 segundos.
10.- Regresa a la posición inicial y recupérate con tres respiraciones completas.
11.- Repite todo el proceso tres veces.
12.- Ahora que ya sabes cómo hacer estos abdominales, toma en cuenta las recomendaciones y fortalece tu core para rendir más en el running.