La pliometría es una técnica de entrenamiento que se utiliza para mejorar el rendimiento deportivo de los atletas y consiste en realizar una serie de ejercicios con movimientos rápidos y potentes

La pliometría se utiliza para incrementar la fuerza, la rapidez y la velocidad. Por lo general, la gran mayoría de los deportistas elites, suelen entrenar ejercicios pliométricos, con el fin de mejorar su rendimiento.

¿Qué es la pliometría?

En primer lugar definiremos la pliometría como una técnica de entrenamiento que sirve para mejorar el rendimiento del atleta y que se basa en una serie de ejercicios enfocados a mejorar la fuerza, velocidad y rapidez.

La gran mayoría de atletas de élite saben de los beneficios de la pliometría y, dado lo fácil que es practicarla, no dudan ni un momento en hacerlo.

Ahora ya sabemos que los ejercicios de pliometría nos beneficiarán en nuestra técnica de carrera y que son independientes de nuestro nivel pero, ¿hay alguna ventaja más? Pues sí.

Resulta que este tipo de ejercicios no necesitan de un equipo específico ni de unas instalaciones, por lo que puedes realizarlos en tu propia casa, en un parque o en el gimnasio.

¿Por qué resulta tan eficaz?

La mayor parte de los ejercicios de pliometría están basados en saltos, ya sea a un solo pie, a ambos pies, con rebote o sin rebote, con balanceos o sin ellos. Las posibilidades son múltiples así que tienes dónde elegir.

Básicamente, en cada ejercicio pliométrico se trata de contraer los músculos para estirarlos al máximo después. Además, será el tren inferior la parte que más trabajarás con esta técnica.

Descubre como: Volver a correr luego de una lesión

¿Cómo entrenar con pliometría?

El autor Alain Piron, experto en pliometría, afirma que la ejecución técnica es fundamental y por eso expuso tres principios del entrenamiento pliométrico que debemos respetar:

1-Posición: es fundamental mantener el grado de flexión de la articulación implicada en el ejercicio adecuadamente.

2-Desplazamiento de las palancas

3-Carácter de las tensiones musculares

Ejercicios de pliometría para hacer en casa

1.- Colócate de pie y apoyado sobre una sola pierna. Lleva la otra pierna hacia atrás y apóyala en un banco. Ahora baja con la pierna sobre la que te estás apoyando y tras la contracción del músculo vuelve a tu posición original con un movimiento rápido. Recuerda no forzar y realiza las repeticiones que tu cuerpo aguante.

2.- Colócate de pie, con ambos pies juntos. Agáchate contrayendo músculos y salta de forma rápida. Es el ejercicio más simple que puedes hacer. Repítelo varias veces.

3.- Colócate de pie con los pies un poco separados el uno del otro. Salta pero tomando impulso solo con los tobillos, nada de caderas ni rodillas. Repite varias veces.

Cuando hablamos de movimientos rápidos nos referimos a movimientos de tipo explosivo que te ayuden a conseguir el ciclo estiramiento-acortamiento adecuado.