¿Correr en una cinta en el gimnasio o al aire libre? Si estás seguro de que quieres empezar y no sabes qué opción elegir, te ayudaremos a eliminar tus dudas

El running es una actividad que permite que la realicemos en distintos espacios, bien sea en una cinta en el gimnasio o al aire libre. Si estas considerando reanudar el ejercicio, mantenerte en forma después de unas vacaciones o comenzar a realizar actividades físicas, es probable que correr sea una de tus principales opciones.

En ambos casos practicarás un ejercicio que te aportará muchos beneficios; pero lo cierto es que existen algunas diferencias entre una forma y otra.

Correr en una cinta  o al aire libre
Foto de Marathon Ranking

Acá algunas ventajas de correr en el gimnasio

Existe una ventaja muy obvia de correr en cinta. Esta es que puedes usarla todo el año, y en cualquier momento. Ya sea un día frío, lluvioso o caluroso. No depende del clima. Una buena razón para elegir una cinta de correr, es que podrás mantener una rutina y observar tu progreso a lo largo del tiempo.

Por otro lado, en una cinta, nos aseguramos de correr siempre por terrenos que no sean ni demasiado duros ni demasiado blandos; en los que podamos determinar la pendiente y evitar terrenos al aire libre que no nos sean propicios.

Además, esto también facilita el ritmo y la carrera se vuelve más simple y cómoda. Si eres un principiante, puedes comenzar de esta manera.

Finalmente, la cinta nos permite controlar la velocidad de la carrera y modificarla de una forma concreta según sea necesario.

De esta forma, podemos asegurarnos de que tras el ritmo que pretendemos mantener no se disminuirá, y podremos realizar entrenamientos por intervalos bien planificados.

Lo que nos ofrece correr al aire libre

Efectivamente, al correr al aire libre, van a surgir varias cosas. Como el terreno por el que estemos pasando, esto trae la posibilidad de algún tipo de accidente o lesión en nosotros.

La verdad es que el riesgo de lesiones aumenta con la cinta. Esto es debido a que no hay variaciones sobre el pavimento; repitiendo la misma pisada de manera sistemática pisada tras pisada, algo que no ocurre al aire libre. Esto hace que aumente el riesgo de lesiones en ligamentos y articulaciones.

Cuando corres al aire libre, incluso en el parque más cercano a tu casa, puedes disfrutar de un paisaje más natural que en el gimnasio.

Según múltiples estudios, los entornos verdes y naturales tienen un efecto positivo en nuestras emociones. Aumentan nuestra vitalidad y nos mantienen alejados de las emociones negativas y la tensión.

Los estudios también han demostrado que, casi inconscientemente, que al correr al aire hay más esfuerzo, de manera positiva, que en una cinta, porque la referencia visual que tenemos puede ayudarnos a comprender nuestra velocidad.

Y ahora que sabes esto, ¿Con cuál te quedas?

Para los amantes del running no hay duda de que prefieren correr al aire libre. De hecho, cualquier tipo de ejercicio puede ayudarnos a sentirnos mejor emocionalmente, ya sea en el gimnasio o corriendo por la calle. Pero debemos admitir que la estimulación visual que proporciona la apariencia es siempre un complemento para aumentar nuestra sensación de felicidad.